LA PSORIASIS

PSORIASIS

La psoriasis es una enfermedad inflamatoria, crónica que se caracteriza por presentar lesiones rojas cubiertas por escamas gruesas que predominan en codos, rodillas, cuero cabelludo, y superficies extensoras de los miembros.

CAUSAS:

La causa que la origina es desconocida y se considera que intervienen varios factores para que aparezcan las cuales incluyen:

  • Factores genéticos; indudablemente es un trastorno con una base genética, con un factor hereditario actuante. Si ambos progenitores la sufren, las posibilidades del hijo son de un 60%, en tanto que si un solo padre está afectado las posibilidades bajan al 20%. Un 30%de los casos tienen compromiso familiar.
  • Factores Inmunológicos; Normalmente, las células T se desplazan por el cuerpo para combatir sustancias extrañas, como virus o bacterias.

En cambio, si tienes psoriasis, las células T atacan las células sanas de la piel por error, como si estuvieran curando una herida o combatiendo una infección.

Las células T hiperactivas también provocan un aumento en la producción de células cutáneas sanas, más células T y otros glóbulos blancos, en particular, los neutrófilos. Este tipo de glóbulos blancos entra en la piel, lo que provoca enrojecimiento y, a veces, pus en lesiones pustulosas. Los vasos sanguíneos dilatados en las zonas afectadas por la psoriasis crean calor y enrojecimiento en las lesiones cutáneas.

  • Factores Infecciosos; Se ha observado que existe una relación entre La psoriasis en gotas y la presencia de una infección estreptocócica.
  • Factores metabólicos; posibles anomalías metabólicas podrían explicar los trastornos encontrados en la psoriasis, se sugiere la posibilidad de un sistema AMP cíclico defectuoso, así como niveles elevados de ácido araquidónico.
  • Factores medicamentosos; algunos medicamentos, como el litio, que se receta para el trastorno bipolar, los medicamentos para la presión arterial alta, como los betabloqueantes (propanolol), los medicamentos antipalúdicos (cloroquina), los yoduros y el alcohol pueden exacerbar la psoriasis.
  • Factores endocrinos; en la pubertad y en la menopausia se producen pico de incidencias. Se ha encontrado, además, una gran asociación entre diabetes mellitus y psoriasis, así como resistencia a la insulina en los pacientes aquejados de esta enfermedad.
  • Factores psicogenos; diferentes estudios realizados sugieren que el estrés emocional puede ser un factor desencadenante y perpetuante. Igualmente se ha comprobado que un tanto por ciento de pacientes psoriaticos presenta transtornos de la personalidad y síntomas psiquiátricos variados.
  • Factores ambientales; los datos sugieren que el clima cálido mejora la psoriasis y por lo tanto la Luz solar es beneficiosa pues parece inhibir la síntesis del ADN y reducir la proliferación de las células, sin embargo, hay una pequeña proporción de casos en los que la enfermedad es provocada por la luz solar intensa.

Cómo vemos las causas de la psoriasis es todavía un tema de debate, a pesar de la demostración de múltiples anomalías hay 2 que son esenciales y están bien demostradas: una marcada proliferación y maduración de queratinocitos y la infiltración leucocitaria (glóbulos blancos) de la epidermis.

Este proceso genera un ciclo continuo en el cual células cutáneas nuevas se desplazan a la capa más externa de la piel demasiado rápido, es decir, en días en lugar de semanas. Las células cutáneas se acumulan formando manchas gruesas y escamosas en la superficie de la piel; este proceso continúa hasta que el tratamiento detiene el ciclo.

Estudios de la cinética celular han demostrado que, si la renovación celular de la epidermis normal es de 25 a 30 días, en la psoriasis está aumentando unas 12 veces, por lo que el tiempo de renovación es de unos 4 días, lo que lleva a una acumulación de escamas, o sea, a la hiperqueratosis.

SÍNTOMAS:

Las lesiones de la psoriasis son manchas rojas con escamas plateadas o blancas de extensión variable. El número de lesiones varía desde algunas hasta centenares de ellas.

Son generalmente redondas u ovales. Su tamaño varía desde la cabeza de un alfiler hasta grandes placas que cubren toda la región.

Generalmente no se acompañan de síntomas subjetivos, pero algunos pueden presentar picazón, tienen tendencia a distribuirse simétricamente y una marcada preferencia a presentarse en codos, rodillas, la región sacra y el cuero cabelludo. No obstante, pueden localizarse en cualquier región de la piel, incluso en la cara, las palmas y las plantas, los genitales, las uñas, etc.

TIPOS DE PSORIASIS

 Algunos tipos de psoriasis podemos citar:

  • Psoriasis en placas. La psoriasis en placas es la forma más frecuente y produce lesiones secas, elevadas y rojas en la piel (placas) cubiertas con escamas plateadas. Las placas pueden producir picazón o dolor, y pueden ser pocas o muchas. Pueden aparecer en cualquier lugar del cuerpo, como los genitales y el tejido blando dentro de la boca.
  • Psoriasis en gotas. Este tipo de psoriasis afecta principalmente a niños y adultos jóvenes. En general, se desencadena por una infección bacteriana, como la amigdalitis estreptocócica. Se caracteriza por la descamación en forma de gotas en el torso, los brazos, las piernas y el cuero cabelludo.
  • Psoriasis pustulosa. Este tipo de psoriasis es poco frecuente y puede producirse en forma de manchas extensas (psoriasis pustulosa generalizada) o en zonas más pequeñas en las manos, en los pies o en las puntas de los dedos. Por lo general, se manifiesta rápidamente, con la aparición de ampollas llenas de pus algunas horas después de que la piel se pone roja y sensible. Las ampollas pueden aparecer y desaparecer con frecuencia. La psoriasis pustulosa generalizada también puede provocar fiebre, escalofríos, picazón intensa y diarrea.
  • Psoriasis eritrodérmica. La psoriasis eritrodérmica, el tipo menos frecuente, puede abarcar todo el cuerpo con una erupción roja y con desprendimiento de la piel, que puede provocar picazón o ardor intensos. Puede sobrevenir secundariamente en la evolución de la enfermedad.
  • Artritis psoriásica. Además de la piel inflamada y escamosa, la artritis psoriásica provoca inflamación y dolor en las articulaciones que son típicos de la artritis. A veces, los síntomas que se presentan en las articulaciones son la primera o la única manifestación de la psoriasis y, en ocasiones, solo se perciben cambios en las uñas. Los síntomas varían entre leves y graves, y la artritis psoriásica puede afectar cualquier articulación. Aunque, por lo general, esta enfermedad no es tan incapacitante como otras formas de la artritis, puede provocar rigidez y daños progresivos en las articulaciones que, en los casos más graves, pueden producir deformaciones permanentes. Las lesiones están cubiertas por escamas finas y no son tan gruesas como las placas típicas. Puedes tener un único brote que desaparece por sí solo o puedes tener episodios recurrentes.
  • Psoriasis del cuero cabelludo, aquí los cabellos atraviesan las escamas, no produce pérdida de cabello y rebasa la línea de implantación del pelo.
  • Psoriasis facial, cuando toma la cara
  • Psoriasis palmo-plantar, se presentan en las palmas de las manos y plantas de los pies.
  • Psoriasis inversa, Afecta principalmente la piel de las axilas, la ingle, debajo de los senos y alrededor de los genitales. La psoriasis inversa causa manchas lisas de piel roja e inflamada que empeoran con la fricción y la sudoración. Las infecciones micóticas pueden desencadenar este tipo de psoriasis.
  • Psoriasis ungueal, las uñas se afectan de forma muy variable y es más frecuente sí además hay daño articular, la manifestación más frecuente consiste en la depresión puntiforme profunda en la lámina ungueal que recuerda un dedal, también se observa crecimiento anormal y cambios de color. Las uñas psoriásicas pueden aflojarse y separarse del lecho ungueal (onicólisis). Los casos graves pueden hacer que las uñas se astillen.
  • Psoriasis de las mucosas, suele presentarse en la boca en forma de lesiones blanquecinas y en la lengua áreas depapiladas, también puede tomar la mucosa de genitales.

TRATAMIENTO:

No existe aún una profilaxis para la psoriasis, no es curable, sin embargo, los brotes pueden dominarse con un tratamiento adecuado. Se presentan remisiones espontáneas que pueden durar un tiempo breve, largo o muy largo.

Es importante entender que la psoriasis es una enfermedad crónica y que aparece en brotes, que tiene escasa gravedad, que no es contagioso.

Medidas preventivas:

  • Evitar el estrés. Ya que el estrés puede afectar tu sistema inmunitario, los niveles elevados de estrés pueden aumentar el riesgo de desarrollar psoriasis.
  • Evitar la obesidad. El exceso de peso aumenta el riesgo de presentar psoriasis. Las lesiones (placas) asociadas con todos los tipos de psoriasis a menudo se presentan en los pliegues y en las arrugas de la piel.
  • Evitar fumar y beber alcohol, el tabaco no solo aumenta el riesgo de padecer psoriasis, sino que también puede aumentar la gravedad de la enfermedad. Fumar también puede interferir en el progreso inicial de la enfermedad.
  • Evitar traumatismos cutáneos, las lesiones en la piel, como un corte o raspón, la picadura de un insecto o una quemadura solar grave.
  • Evitar el uso de determinados medicamentos en la medida de lo posible, cómo litio, betabloqueadores cómo el propanolol, corticoides sistémicos (dexametasona), antiinflamatorios no esteroideos (AINES)

Tratamientos específicos, éstos se clasifican en tópicos, fototerapia y medicamentos sistémicos.

En los tópicos: Se usan las cremas y los ungüentos que aplicadas en la piel son eficaces para tratar la psoriasis leve a moderada. Cuando la enfermedad es más extensa, es probable que las cremas se combinen con medicamentos orales o fototerapia. Los tratamientos tópicos incluyen cremas emolientes o lubricantes, que mejoran la elasticidad de la piel, corticoides tópicos, análogos de la vitamina D, alquitranes, Inhibidores de la calcineurina, retinoides, antralina, ácido salicílico.

Terapia con luz (fototerapia): luz solar, Fototerapia de luz ultravioleta B, Fototerapia de luz ultravioleta B de banda estrecha, Psoraleno más luz ultravioleta A, Láser de excímeros.

Los tratamientos sistémicos: retinoides, ciclosporinas, metrotexate, Medicamentos que alteran el sistema inmunitario (biosimilares), son diversos fármacos para los cuales se deben realizar chequeos previos.

COMPLICACIONES:

Si sufres psoriasis, corres más riesgo de contraer ciertas enfermedades. Algunas de ellas son:

Artritis psoriásica. Esta complicación de la psoriasis puede provocar daño en las articulaciones y la pérdida de la función en algunas de ellas, que puede ser debilitante.

Enfermedades oculares. Ciertos trastornos oculares, como la conjuntivitis, la blefaritis y la uveítis, son más frecuentes en personas con psoriasis.

Obesidad. Las personas que padecen psoriasis, especialmente si la enfermedad es extensa, son más propensas a la obesidad. Sin embargo, no está claro cómo se vinculan estas enfermedades. La inflamación relacionada con la obesidad puede intervenir en la aparición de la psoriasis. O puede ser que las personas con psoriasis sean más propensas a aumentar de peso, posiblemente porque son menos activas a causa de su psoriasis.

Diabetes tipo 2. El riesgo de padecer diabetes tipo 2 aumenta para las personas que tienen psoriasis. Cuanto más grave es la psoriasis, mayor es la probabilidad de contraer diabetes tipo 2.

Presión arterial alta. Las probabilidades de tener presión arterial alta son mayores para las personas que padecen psoriasis.

Enfermedad cardiovascular. Para las personas que tienen psoriasis, el riesgo de tener una enfermedad cardiovascular es casi el doble que para aquellos que no padecen la enfermedad. La psoriasis y algunos tratamientos también aumentan el riesgo de tener latidos del corazón irregulares, un accidente cerebrovascular, colesterol alto y ateroesclerosis.

Síndrome metabólico. Es un grupo de trastornos, entre ellos, presión arterial alta, niveles elevados de insulina y niveles de colesterol anormales, que aumentan el riesgo de sufrir enfermedades cardíacas.

Otras enfermedades autoinmunitarias. Es más probable que la celiaquía, la esclerosis y la enfermedad intestinal inflamatoria llamada «enfermedad de Crohn» afecten a personas con psoriasis.

Enfermedad de Parkinson. Esta enfermedad neurológica crónica es más probable que ocurra en las personas con psoriasis.

Enfermedad renal. La psoriasis grave a moderada se ha relacionado con un mayor riesgo de enfermedad renal.

Problemas emocionales. La psoriasis también puede afectar tu calidad de vida. La psoriasis está asociada a la depresión y la baja autoestima. También podrías aislarte socialmente.

¿CUÁNDO CONSULTAR A TU DERMATÓLOGO?

Si sospechas que puedes tener psoriasis, visita a tu médico para que te examine. Además, habla con tu médico si la psoriasis:

Si los signos y síntomas empeoran o no mejoran con el tratamiento, busca asesoramiento médico. Es posible que necesites una medicación diferente u otra combinación de tratamientos para controlar la psoriasis.

Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Share on LinkedIn
Linkedin
Tweet about this on Twitter
Twitter

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *